El plato preferido por todos de un menú es el postre que puede ser desde una pieza de frutal, un dulce o helado. Pero éstos son postres de menús económicos al alcance de todos.

Sin embargo, hay otros postres al alcance de sólo unos privilegiados como el postre más caro del mundo que se sirve en el restaurante del hotel “The Fortress”, situado en la ciudad costera ceilanesa de Galle (Sri Lanka).

El postre en cuestión se llama “El pescador zancudo” y es una combinación de pan de oro y plata con “cassata” italiana, crema irlandesa, mango, compota y champán como base del exótico dulce, decorado con una escultura de chocolate que representa a un pescador, y, por supuesto, una aguamarina de 80 quilates.

Si os interesa, y os lo podéis permitir, este postre tiene un precio de 14.500 dólares, unos 10.260€, por lo que habrá que ahorrar un poco antes de degustarlo.

Un capricho sólo para millonarios…