El éxito de una buena fritura es el aceite limpio, temperatura adecuada al tipo de alimento y grosor y un empanado o rebozado ligero.

LA TEMPERATURA. Media (140º) para alimentos muy acuosos como pescado, verduras y gruesos. Más calientes para los alimentos ya precocinados como, verduras rebozadas o cocidas. Y a 180º para congelados como empanadillas, buñuelos.

EL ACEITE. El recomendable es el de oliva aguanta más la temperatura y los alimentos absorben menos el aceite. La mezcla de aceites no es buena.

EL EMPANADO. No apelmazar el empanado, mejor que sean ligeros. En el mercado hay harinas especiales para freír que son muy finas.