Las leches vegetales son una buena opción para aquellas personas que no toleran la lactosa. También es adecuada para problemas de estreñimiento, diarrea o colon irritable. Son muy digestivas y sanas.

LECHE DE SOJA. Se obtiene remojando, moliendo y después colando los granos de soja. Más baja en calorías y grasas que la de vaca y rica en proteínas vegetales. Con poco calcio y alto valor proteico, incluso más que la carne o el huevo.

LECHE DE ARROZ. Se obtiene del grano de arroz integral sin adicción de azúcares. La leche que se comercializa suele ser complementada con vitaminas, minerales y calcio. Es digestiva, depurativa y refrescante. Regula el colesterol y contiene magnesio.

LECHE DE AVENA. Ayuda con los problemas de retención de líquidos y calma los nervios. Rica en grasas insaturadas, hidratos de carbono y vitamina B1, y aporta minerales que no deben faltar en nuestra dieta como elpotasio, calcio, fósforo, magnesio y hierro. Por su textura suave y cremosa puede ser utilizada para la elaboración de salsas y cremas.

LECHE DE ALMENDRA Y AVELLANAS. Contiene propiedades muy parecidas a la de la soja incluso las supera. Muy energéticas y aporta minerales.