Tiene un sabor exquisito, propiedades muy saludables y en la cocina combina bien con todo.

 

 

La buena fama que tiene el aceite de oliva en la dieta mediterránea se lo tiene bien merecida.
Aunque todos los aceites de oliva son buenos para la salud el mejor es el virgen, ya que no a sufrido ningún proceso químico. Tiene propiedades antioxidantes gracias a su vitamina E, prolongando también la vida celular.
Aumenta los niveles del llamado “colesterol bueno” previniendo el colecterol perjudicial y reduciéndolo. Gracias a esto evita enfermedades cardiovasculares.

Valores nutricionales (Por cada 100g)
Calorías                                     899
Vitamina E                         5,1 mg
Acido oleico                          72 g
Betacaroteno               0,5-1 mg

Una forma diferente de utilizar los aceites es aromatizándolos. Dando un toque diferente a nuestras elaboraciones, además de ser muy fáciles de preparar.
Pueden ser aceites de hierbas aromáticas de tomillo, albahaca, menta, orégano…Mete las hierbas limpias con un papel en un tarro de cristal que cierre herméticamente durante 20 días. Pasado el tiempo se tritura y ya esta listo el aceite para utilizar y aderezar pescados, carnes, ensaladas, pastas…
También se pueden aromatizar con guindilla, limón, ajos, frutos secos… las posibilidades son infinitas.