El pesto de tomate no tiene nada que enviadiar al pesto tradicional. Es ideal para pastas, untar en pan…
Puede conservarse uno o dos días en el frigorífico en un tarro tapado. Para darle mayor intensidad se la puede añadir un manojo de perejil picado.

 

PESTO DE TOMATE

Ingredientes:
100g de tomates secos en aceite
5 cucharadas de piñones
150ml de aceite de oliva
5 cucharadas de queso parmesano rallado
2 dientes de ajos
5 cucharadas de piñones
1 limón
Sal y pimienta

Elaboración:
Pelar los dientes de ajos y cortarlos por la mitad. Poner en la picadora junto con los tomates, los piñones y triturar, procurando que quede muy fino. Añadir el queso y la ralladura del limón al pesto. Salpimentar y listo.