El nombre de Bechamel viene de un título nobiliario francés.
Podemos decir que la bechamel consta de un roux blanco, compuesto de mantequilla y harina de trigo (a partes iguales), leche, nuez moscada rallada, pimienta blanca molida y sal.
Para que nos quede más espesa o más ligera dependerá de la cantidad del roux. Os dejo las cantidades.

Bechamel para croquetas: 125g de harina, 125 de mantequilla, 1l de leche, sal, pimienta y nuez moscada.

Bechamel para pasta y salsas: 60g de harina, 60g de mantequilla, 1l de leche, sal, pimienta y nuez moscada.

Elaboración:
Derretir la mantequilla sin que llegue a cocer. Añadir la harina y rehogar (para que no sepa a harina). Dejar enfriar y añadir la leche hirviendo poco a poco sin dejar de remover para eliminar todos los grumos. Agregar la nuez moscada recién rallada, la pimienta y la sal. Dejar cocer de 5 a 10 minutos.

Truco: para una bechamel sin grumos el truco es dejar enfriar el roux y añadir la leche hirviendo.