El té verde ya que no está fermentado conserva mejor sus propiedades, las vitaminas y antioxidantes. Las infusiones de té verde ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y a mejorar la mucosa y la piel. También es un buen complemento para las dietas de adelgazamiento.

Para poder disfrutar de los beneficios del té verde os pongo una receta de un helado muy rico y saludable. Para hacerlo más light podemos utilizar un queso cremoso 0% materia grasa.

Helado de té verde

Ingredientes:
250ml de té verde
1 limón
2 dl de agua
2 huevos
4 hojas de gelatina
50g de azúcar
200g de queso cremoso

Elaboración:
Poner a hidratar la gelatina con agua fría.
Mezclar la ralladura del limón, el zumo con la infusión de té. Deshacer la gelatina en la mezcla y añadir las yemas de los huevos batidas, con cuidado que no se cuajen. Dejar enfriar.
Agregar el queso, el azúcar y mezclar.
Montar las claras a punto de nieve e ir añadiendo poco a poco a la infusión y mezclar suavemente con una espátula. Verter en un recipiente apto para congelar. Dejar en el congelador unos 20 minutos sacar y remover para que no se cristalice y quede cremoso. Realizar esta operación hasta que se congele totalmente.