Uno de los platos más representativos de la gastronomía extremeña, son “las migas”. Antiguamente se picaba el pan la noche antes, al calor de la lumbre y después se hacían para desayunar, mojándolas con chocolate o café. En la actualidad se suelen poner como primer plato.
El truco para que las migas no salgan grasientas, sino esponjosas y digestivas, es salpicar el pan con agua caliente con sal. Ir dándole la vuelta para que se doren por todos los lados y no se queden apelotonadas. Vamos con la receta

Migas Extremeñas

Ingredientes (Calcular por persona):
1 plato de pan picado
1 trozo de pimiento rojo y otro verde
2 dientes de ajos
1 loncha de panceta picada
pimentón
Sal
Agua y aceite

Elaboración:
Una vez que ya tenemos las migas mojadas, rajar los dientes de ajo sin quitarles la cáscara. Lavar y cortar los pimientos y la panceta.
Poner en un perol amplio una buena cantidad de aceite e ir friendo los ajos, junto con los pimientos y la panceta. Retirar y reservar.
Agregar una cucharada de pimentón al aceite, dar unas vueltas con cuidado de que no se queme. Verter las migas en el perol e ir dando vueltas con la espumadera. Trabajar las migas hasta que estén doradas y sueltas.
Mezclar en el ultimo momento con los ajos, la panceta y los pimientos.

Estas son las auténticas miga extremeñas pero dependiendo de la zona también la suelen acompañar de sardinas, chorizo, uvas…