Ingredientes:

– 1 Kg de espinacas frescas o congeladas.
– Dos latas de atún.
– Tres huevos cocidos.
– Una cebolla.
– Un paquete de placas de lasaña.
– 700 ml de leche.
– 30 gramos de harina.
– 30 gramos de mantequilla.
– 200 gramos queso rallado.
– Puñado de piñones.
– Nuez moscada.
– Aceite de oliva.
– Sal.

 

Elaboración:

– Primero cocemos las placas de lasaña en abundante agua, con sal y unchorrito de aceite, durante el tiempo que indique el fabricante y refrescar..

Para el relleno, cortamos la cebolla en dados pequeños y pochamos en una sartén con aceite de oliva. Salteamos las espinacas con la cebolla. Añadimos luego el atún en la misma sartén y los huevos cocidos, previamente picados. Finalmente, echamos los piñones y dejamos reposar.

Para la bechamel, ponemos en un cazo la mantequilla y una vez que esté derretida, le añadimos la harina, rehogamos unos minutos y echamos la leche. Añadimos sal y nuez moscada.

Montamos la lasaña, intercalaremos una base de pasta con un poco de relleno y otra base de pasta, así sucesivamente hasta terminar con todas las placas. Cubrimos con la bechamel y espolvoreamos el queso rallado por encima.

Metemos al horno a 180º hasta que veamos que está gratinada.